Si creo que todo puede cambiar...

No resignarme y seguir soñando.

Darse cuenta de que pequeñas cosas, pueden cambiar tu forma de ser, de pensar, de vivir, de creer, de confiar... Leí miles de veces como la gente, hace como un recuento de las cosas buenas y malas del año que esta terminando, y en realidad yo, no lo hice nunca, creo que todo lo malo y bueno, quedo acá, porque casi siempre estuve escribiendo en este espacio, pero creo que siempre esta bueno hacer como un resumen al menos mental de lo que aprendiste, sufriste, y viviste, por lo que sonreíste, y lloraste, y darte cuenta y plantearte un año siguiente con respecto al que paso. Personalmente este año, fue bastante jodido.
Siempre preferí que me dijeran las malas noticias primero, porque después te alegras más con las buenas... En este momento, voy a transcribir lo malo primero, ya que lo bueno tiene una magia incomparable, por la que voy a poder terminar de escribir sonriendo, y no llorando.
- Elegí algo que no era lo que quería, y me di cuenta tarde, eso no esta bueno, pero siempre sirve, para aprender, para el año que viene hacer algo diferente, para replantearme las cosas y ver que realmente es lo que quiero, con respecto al estudio.
Conocí gente muy de mierda, que vale muy poco como para considerarla algo, por la que te das cuenta de las personas que realmente son iguales a vos, y que te devuelven lo que das, y más. Conocí gente que se caga en uno, por su propio merito, o por conseguir lo que quiere. Y gente con la que no vale la pena ni sentarse a hablar simplemente, porque no tiene ni la cabeza, ni los códigos que tiene uno mismo, y con la que no se puede ni llevar una conversación inteligente, con la que no se puede hablar de nada, porque no entiende que las cosas quedan entre a y b, con lo cual, c, no tiene porque enterarse (el que no lo entienda lo lamento).
Me toco pasarla mal, y sentirme mal, conmigo y con el resto de las personas. Tuve que llorar y sentirme una pelotuda, por mentiras. Hice cosas mal, de las que me tuve que arrepentir, y hoy sé que no las volvería a hacer. Tuve que sufrir los partidos malo de San Lorenzo (cosa peor no hay). Extrañe a mi hermanita muchísimo. Y extrañe a mi amigas, las que de verdad me demostraron serlo. Aprendí a los golpes a entender a algunas personas. Que hay cosas que duelen mucho mas que otras. Que hacer algo por otra persona, no siempre hace que el otro se sensibilice y piense dos veces las cosas. Que dejar todo por algo no siempre vale la pena. Y que dejar de hablar duele en el alma. Entender que por que una persona haya sufrido, no quiere decir que entienda lo que siente uno.
Que los transportes de Capital Federal y Buenos Aires, esstresan a la gente, aun más que el trabajo o el estudio. Y no tengo más ganas de hablar de lo malo, lo bueno siempre anima y da ganas de seguir.
+ Conocí gente increíble, gente con la que me entendí, con la que me sentí bien, con la que me sentir parte de algo, y con la que pude sonreír sin más. Aprendí a dibujar y a hacer cosas que no había pensado hacer nunca, artisticamente. Fui feliz viendo caminar a mi hermana más chica, y durmiendo con ella para después despertarme con su abrazo y sus besos. Me hizo feliz verla reír y correr. Jugar con ella, y enseñarle cosas. Ver como crece, bañarla, darle de comer y pelearla, sacarle fotos y retarla. Enamorarme completamente cuando me ve y me sonríe, o cuando se ríe a carcajadas. Cuando escucha la propaganda de sus dibujitos y va corriendo a la tv, o cuando sale corriendo al patio porque abrieron la puerta, cuando le da su comida a Santo y cuando juega con el gatito.
Aprendí que las locuras son las pocas cosas por las que uno no se arrepiente, y que enamorarse de alguien es lo más lindo que te puede pasar, que lo que se siente cuando la persona que elegiste te diga te amo, no tiene comparación, que lo que sentís cuando la persona que amas te sonríe, es lo mejor que te puede pasar en el día, o que dormir después de un día agotador con la persona con la que compartís los días, puede llenarte de paz. Que perdonar hace crecer la relación, y que equivocarse así como es humano, es parte de seguir y aprender, y darse cuenta que de los errores se aprende como para cambiar las cosas, como para mejorar las cosas, es parte del amor. Que planear cosas te llena de esperanza y compartir sueños de amor. Que los amores eternos son los que nunca se abandonan, (nunca te voy a abandonar, por eso siempre vas a ser eterno) y que el amor por los colores puede cambiarte un mal día, SIEMPRE.
Saber que hay gente por la que uno podría las manos en el fuego te hace creer en un mundo mejor. Ver que hay gente que siempre esta dispuesto a ayudar a los que los necesitan te hace pensar que se puede cambiar al menos un poquito lo que pasa. Y que confiar en la gente todavía puede ser algo lindo, y puede dejarte muchas cosas buenas. Darme cuenta que después de la tormenta la calma es paz, y es para sentirme mejor, te hace crecer y aprender. Que hacer cosas por el resto le hace bien a uno mismo, aunque muchas veces para la otra persona no signifique nada. Y que una persona te pueda entender es un alivio cuando te sentís realmente mal y necesitas hablar.
~ Después de todo 2011 no fuiste tan malo, siempre se aprende, siempre se sufre, siempre se perdona, siempre se hacen locuras, y siempre se ama y se es feliz. Pero sobre todo siempre se crece. 

No hay comentarios: