Si creo que todo puede cambiar...

Su vida no era más su vida...












Pasábamos todo el día, tirados en la cama; el tiempo maldita daga,
lamiéndonos los pies; brillaba era una perla y nunca hacia nada;
después dijo que me amaba y se hundió la Gillete.
No eh visto luz, ni fuerza viva tan poderosa;
de todas ellas, ella fue mi frase más hermosa.

No hay comentarios: