Si creo que todo puede cambiar...

Vamos a darle la vuelta al mundo.

No tengo todo calculado, ni mi vida resuelta solo tengo una sonrisa y espero una de vuelta. Yo confío en el destino y en la marejada. Yo no creo en la iglesia pero creo en tu mirada. Tu eres el sol en mi cara cuando me levanta yo soy la vida que ya tengo, tu eres la vida que me falta. Así que agarra tu maleta, el bulto, los motetes, el equipaje, tu valija, la mochila con todos tus juguetes y dame la mano vamos a darle la vuelta al mundo. Un día decidí hacerle caso a la brisa, a irme resbalando detrás de tu camisa. No me convenció nadie, me convenció tu sonrisa.

1 comentario:

Geer Cuervo ~ dijo...

Te amo con todo mi ser. Me gusta qe vuelvas a tu ternura, entre tantas cosas q tengo p hacer y tanto quilombo, vos con tus cosas me das un poco de aire. Y me haces sentir bien.