Si creo que todo puede cambiar...


Pasábamos todo el día, tirados en la cama…
El tiempo maldita daga, lamiéndonos los pies; 
brillaba era una perla, y nunca hacia nada;
después dijo que me amaba y se hundió la Gillete.

No hay comentarios: