Si creo que todo puede cambiar...

Si muriéndome lo nuestro se destruye.






Te veo brillar en espontaneo; y se me parte en dos el cráneo; ese que tanto amas.







Nunca nadie me sonrió así.