Si creo que todo puede cambiar...







Fueron tiempos en los que me acercaste al arte y me hice adicta mal […] Humilde corazón, de que es el amor el que hace la revolución, guerrera que tiene como escudo la pasión, como espada su poder de acción, valiente corazón. Parto y ahora vos lloras de admiración, orgullosa de ser tu hija estoy.

No hay comentarios: