Si creo que todo puede cambiar...

La culpa es inquilina en mis entrañas.

No hay comentarios: