Si creo que todo puede cambiar...

En mi casa los partidos de fútbol son religión.

No hay comentarios: