Si creo que todo puede cambiar...


Tu sonrisa desnudaba cierta travesura
y tus ojos eran cómplices de tu aventura.
Quisiste volar, y desplegaste tus alas.
No había duendes ni brujos, príncipes, nada.

No hay comentarios: