Si creo que todo puede cambiar...

Pastillas en mi corazón.

Porque desde la primera vez que los escuche me enamoré de sus almas, almas llenas de luz para dar, llenas de talento, ese talento qe nos regalan día a día, que nos llena de ganas de saltar, de bailar, que nos emociona, que nos ata a su locura y nos da esas ganas incontenibles de seguirlos, de ir a sus recitales, de ir a sus fiestas con bien sabemos llamarlas.
Escuchar tu voz es viajar a otro lugar, es recordar cada vez que te tuve enfrente, es recordar cada alegria que vivimos juntos, cada vez que me hiciste emocionar, cada vez que quise volver, quedarme, cuando senti que podia seguir escuchandote toda la noche, cuando me sorprendiste con un recital, una fiesta increible, indescriptible si sitamos al indio en una de tus interpretaciones, es volar, con vos, con tus letras, esas que no me canso de escuchar, que me quedan en la cabeza, esas que me despierto tarateando mas de una mañana, sentir esa voz y reconocerla en donde sea, rememorar el primer momento en que la escuche, como si fuera hoy.
No me alcanza la vida para agradecer cada momento, cada alegria, cada palabra, cada vez que me sorprendieron y me emocionaron, gracias por todas y cada una de sus presentaciones, las que espero, y me emociono por ver como la primera vez, por que no hay una que se parezca a la otra, por que hacen cada fiesta unica, y por que es una de las cosas maravillosas de ir a verlos, de tener esas ganar de ir a verlos, gracias y que el tiempo no acalle sus melodias, y mucho menos sus voces.


No esta mal, que terminen las historias, mientras haya historias que contar.

No hay comentarios: