Si creo que todo puede cambiar...

No son pocas las caras de la soledad. ya saben: se puede estas solo en una fiesta de declarados amigos, en un asado familiar, en una mesa ruidosa de ex compañeros del secundario; se puede estar sola en la ciudad -a todos nos ha pasado- Aunque todos los flacos te miren y murmuren cosas cuando pasás. Pero, ¿Saben qué? También estamos solas cuando el amor lo encontramos online: lo leemos, lo sentimos, pero no lo vemos. Cuando las pruebas sólo son escritas, duele. Me han dicho que nunca iba a estar sola. siempre lo pregunte y siempre me dijeron que no. Desde chica, sin que nadie me lo expicara, aunque todos me decian que no, entendi que iba a estar sola y asumí que estar sola cuesta mucho, duele en el cuerpo, enferma. Que no tener en quién apoyarse pesa y duele. Me di cuenta rápido de que los cuentos infantiles que terminan siempre bien son sólo eso cuentos. De chica intuí que hay que confiar poco en pocas personas; ahora comprobé que hasta el mejor amigo, que hasta el hombre de tu vida puede traicionarte. Que los humanos somos sólo humanos por eso decepcionamos. Ahora pienso que si alquien me hubiera dicho desde el principio, habría sido todavía más cautelosa. hubiera confiado menos y me hubiese dolido menos. Pero no hubiera aprendido nada, ni estaría acá donde estoy.

No hay comentarios: