Si creo que todo puede cambiar...

Me enseñaste a no fumar sin desayuno, me enseñaste a dividir, que la suma de uno y uno siempre es uno si se aprende a compartir. Me enseñaste que los celos son traviesos que es mitad falta de sesos y mitad inseguridad me enseñaste a ser pareja en libertad me enseñaste que el amor no es una reja y que es mentira la verdad. Me enseñaste que no es bueno el que te ayuda sino el que no te molesta me enseñaste que abrazado a tu cintura todo parece una fiesta me enseñaste muchas cosas de la cama que es mejor cuando se ama y que es también para dormir me enseñaste entre otras cosas a vivir me enseñaste que una duda puede más que una razón. Me enseñaste de todo excepto a olvidarte desde filosofía hasta como tocarte a saber que el afrodisíaco más cumplidor no son los mariscos sino el amor a convertir una caricia en una obra de arte a saber que los abogados saben poco de amor y que el amor se cohibe en los juzgados.

No hay comentarios: