Si creo que todo puede cambiar...

Si uno está lo suficientemente abierto como para aceptar que tal vez llegue de una manera inesperada y menos rosa, si nos dejamos reemplazar el caballo blanco por un par de piernas comunes, pero que caminen para el mismo lado. Cuando entendamos que aun si aparece, hay que hacerlo funcionar.Y sólo por si acaso de que no sea así, que realmente sea idealismo puro, un montón de ñoñadas envueltas en celofán y dispuestas para llenar el vacío en espera de algo fuera de lo normal, siempre van a quedar esas miles de escenas, estrofas y prosas que nos acerquen un poco. Que renueven la esperanza de que tal vez, hay alguien desparramado por el mundo, que quiere hacernos felices.

No hay comentarios: