Si creo que todo puede cambiar...

Quisiera poder darte la inmensidad del espacio. Poder formar un vacío tridimensional con solo mirarte, que pueda precipitarte hacia la nada y en ese preciso momento en que solo sos vos, meterme dentro tuyo, quitarte el alma, hacerla mía, sentir lo que sentis, vivir lo que vivis, ver lo que ves, adueñarme de tu mundo. Tomar crayones de colores y pintarle arcoiris de todas las dimensiones, como quizás no puedo hacerlo desde afuera. Quisiera besarte directo en el corazón para pararlo un minuto, y verme morir yo misma al no tenerte. Revivirte con un suspiro constante de esa mezcla de amor y sosiego, odio, locura, celos, y tristeza. Mezclarte las cosas que jamás pude explicarte en el cerebro, y verlas desde afuera. Luego saldría, pero te dejaria dormido. Me dormiría al lado tuyo, te escribiría un poema, o quizás cantaría una canción, totalmente desafinada, que no concuerde, sin sentido, como yo, como vos, como nuestro amor. Porque el amor no consta de sentidos, es una mezcla de todo lo imposible con lo que se obtiene finalmente, y surge la realidad hermosa que tenemos cuando soñamos despiertos. Eso, sos vos. Finalmente, cuando habras los ojos, te diria buen dia. Te preguntaré como dormiste. Y te llevaré el desayuno a la cama. Me dirás que me amás. Lo se. Porque ya me diste todo.

No hay comentarios: